¿Por qué se usa corcho en las botellas de vino?

Novedades
11
12
2020
¿Por qué se usa corcho en las botellas de vino?

La palabra vino no se puede disociar de la onomatopeya “cloc” al abrir una botella. Desde que Dom Perignon probase que este material fuera el que mejor sellaba sus botellas, el universo del vino consta de botella, corcho y sacacochos.

El corcho permite un intercambio de oxígeno entre el interior de la botella y el exterior que le permite envejecer, más allá de la barrica, el vino en cuestión. Por este motivo, las botellas reposan en mayor o menor medida en las bodegas hasta que están listas para salir al mercado y ser consumidas. El corcho cambió la industria del vino.

Como todo material natural, está lleno de vida; y esta vida puede volverse en contra de nuestros intereses. Es por esto que la tecnología ha desarrollado diferentes variantes para optimizar su uso y hoy os presentamos los que nosotros usamos:

Corcho natural

Esta es la forma más tradicional de corcho y también la más costosa. Se obtiene a partir de un segmento entero de corcho y, como ya hemos comentado previamente, tiene unas propiedades únicas para sellar la botella adecuadamente y permitir aún así la filtración de oxígeno. Por esta razón, es indicado para vinos con crianzas largas y que sean aptos para guarda.

\"\"

Corcho técnico 1+1

También llamados híbridos. Son una solución que permite envejecer el vino en botella minimizando los riesgos de TCA (el temido olor a corcho o defecto de corcho). Se compone de un cuerpo de microgranulado y dos tapas de corcho natural. En Obergo los utilizamos para vinos que tienen cierta crianza en barrica, que pasan por lo menos un año envejeciendo en botella y que se espera que sean consumidos entre 3 a 5, como referencia.

\"\"

Corcho técnico microgranulado

Este material es posible gracias a la alta presión con la que pequeños trozos de corcho se unen para formar su cuerpo, bastante denso. Se le aplica un tratamiento que hace improbable la aparición de TCA y preserva el frescor y aromas originales del vino. Se usa en vinos jóvenes y del año, ya sean blancos, rosados o tintos robles. Este tipo de corchos no se suelen usar en vinos de guarda debido a que no está diseñado para su correcta evolución en botella con el tiempo (y con tiempo nos referimos a más de 7 años, la diferencia de corcho aquí ya se hace notar).

\"\"

Volver
Este sitio Web utiliza Cookies propias y de terceros con las siguientes finalidades: Analíticos y de compra online
Puedes informarte más sobre qué cookies estamos utilizando en nuestra política de cookies
Necesarias Estadísticas