Este sitio web utiliza cookies PHP para mantener la sesión del navegador y cookies de terceros (Google Analytics) para realizar tareas de analítica de visitas. Al continuar con tu navegación entendemos que aceptas nuestra. política de cookies
Español English

¿Qué significa "Contiene Sulfitos"?

<strong>¿Qué significa "Contiene Sulfitos"?</strong>

Informar en el etiquetado de aquellos vinos elaborados tras incluir sulfitos en su proceso de producción, independientemente de la bodega, la Denominación de Origen o el país, resulta obligatorio porque un pequeño porcentaje de la población es sensible de forma elevada a éstos, pudiendo en personas asmáticas provocar asma, derivando en ciertas dificultades respiratorias y la aparición de tos.

De todos modos, en la actualidad, y tras focalizar nuestros esfuerzos en conseguir reducir las cantidades necesarias de sulfitos para la elaboración del vino, los caldos de hoy en día contienen muchos menos sulfitos que décadas atrás.

Los sulfitos, derivados del azufre, aún con todo, siguen siendo necesarios porque cumplen una función esencial en la elaboración del vino, actuando como Antioxidantes, Antioxidásticos y Antimicrobianos:

- Actúan como Antioxidantes evitando pérdidas y alteraciones en la calidad del producto, ya sea en el aroma o en el color del vino.
- Cumplen función de Antioxidásicos, inhibiendo las enzimas que pudiéramos encontramos en las uvas que no estuvieran en un excelente estado, lo que provocaría, de no ser tratadas, una alteración notable del aroma y del sabor del vino.
- Y como Antimicrobianos inhiben las levaduras autóctonas de la viña, evitando fermentaciones espontáneas y que se avinagre el vino, al inhibir también las bacterias acéticas y lácticas.

Además, podemos encontrar sulfitos en numerosos productos alimentarios y farmacéuticos, como zumos de uva, mostos, o en las conservas vegetales y de crustáceos, ya que por su actividad inhiben las reacciones de oscurecimiento.

La Unión Europea introduzco una Ley en Noviembre de 2005 regulando que todos los vinos que contengan sulfitos en concentraciones de 10mg/l, o más, debían advertir en su etiqueta “Contiene sulfitos” para poder ser comercializados en la UE.

De este modo, y aunque la mayoría de consumidores podían y pueden consumir cualquier tipo de vino sin problema, su consumo por una pequeña parte de la población puede derivar en reacciones perjudiciales, aunque el mecanismo preciso que lo produce no está bien definido. La única medida en estos casos es evitar las bebidas, y los alimentos, que contengan sulfitos.

Realmente, la adición de sulfitos se viene realizando desde hace muchísimo tiempo atrás, siempre pensando en el bien de la conservación del vino, y a no ser que sepamos que somos muy sensibles a los sulfitos, no deberemos dejar que esta advertencia nos desconcierte.
2015-02-04
Volver