Bodegas obergo
NOTICIAS

Miercoles 29 March 2017

Somontano sorprendido por la nieve

Somontano sorprendido por la nieve
El pasado sábado la nieve nos sorprendía. Y no precisamente porque fuera la primera vez que nevaba en las viñas de Bodegas Obergo. Situadas en la parte alta de la Denominación Origen Somontano, donde impera un clima templado, la nieve cuajaba en nuestra bodega, campos y en el pueblo de Ubiergo. La sorpresa recaía al echar un vistazo al calendario: justo acabábamos de entrar en la primavera. 

Terminada la temporada de invierno, la viña realmente se encuentra en una más que necesaria fase de descanso. En la viña, atrás quedan las bonitas tonalidades propias del otoño. En cambio, el trigo luce verde brillante alrededor de la bodega. Y es que la vid de Bodegas Obergo se encuentra en la parte alta del Valle de Secastilla, a más de 700 metros de altitud. 

 
El invierno ha resultado clave para el futuro desarrollo de la vid. El frío propio de esta época del año permite que los insectos que hubieran podido quedarse sobre la corteza de las cepas mueran de frío. De este modo, se evitan las enfermedades en la planta al llegar la primavera.

Especialmente positiva resulta la nevada del pasado fin de semana. El frío ha beneficiado, y mucho, la vid porque ha realizado una parada vegetativa. O lo que es lo mismo: la savia, el líquido que circula por los vasos conductores de la vid y que está formado por agua y compuestos nutrientes, deja de circular. Esto favorece que la planta se reponga, y que el cultivo de la vid resulte óptimo. 

Además, y cómo explicábamos en un anterior post, la nieve siempre es bienvenida como garantía de reserva de agua. Los suelos del Valle de Secastilla provocan un doble efecto al nevar: esponjarse de manera que dejan filtrar el agua, permanciendo estancada en el subsuelo. Y al llegar la estación estival, notablemente seca, se cierran, impidiendo, en consecuencia, su evaporación. ¡Bienvenida primavera y sus sorpresas meteorológicas! 
 

 

Volver